lunes, 8 de diciembre de 2014

CAMINO DE SANTIAGO I

Por fin llegó el día de poder contaros mi experiencia al hacer el Camino de Santiago este verano junto a mis compañeros del colegio, profesores y amigos. Nos lo propusieron y sin dudar dije que sí, que quería hacerlo. Fue una decisión de la que no me arrepiento para nada. 
Tras muchas horas de tren, llegamos a Sarria, desde donde empezaríamos esta nueva aventura. Nos esperaban unos días intensos: andar, descansar y disfrutar.


Nos cansamos y nos dolió todo el cuerpo, para qué mentir. Pero cada tramo suponía un ejercicio de superación personal, y eso es de lo más enriquecedor que hay en esta vida, poder superarse y conseguir aquello que nos propongamos. De este viaje me quedo con eso. Y con todos los momentos de alegría, de compañerismo, de darnos cuenta de lo que somos capaces de dar a los demás y a nosotros mismos. Nos conocimos más entre nosotros, sin fachadas, tal y como eramos. Cantamos, y trabajamos todos por hacer de este viaje una experiencia inolvidable.











1 comentario: